¿Qué son los créditos financieros?

Son manifestaciones de confianza o credibilidad de una institución financiera hacia personas morales o físicas que demuestran conocimiento y capacidad de un adecuado manejo financiero o en su defecto, que posean algun valor, que garanticen el pago del préstamo solicitado.


¿Cuándo estoy listo para manejar un crédito financiero?

Muchas personas piensan emprender algun proyecto productivo e inmediatamente quieren un crédito, esto es, que una institución financiera o capitalisas invierta en su proyecto y de esta forma lo hagan realidad; sin embargo, es poco probable que las insttuciones finacieras o capitalistas tomen el riesgo de prestar dinero a personas o empresas sin historial o con un mal manejo financiero a menos que las garantías del prestamo satisfagan las necesidades de utilidad de los primeros.

Es una verdadera maravilla poder realizar un proyecto productivo y capitalizarse con dineros prestados, pero lograr esto, implica previamente aprender a utilizar adecuadamente el dinero propio. Sólo cuando soy un buen administrador, comprador, ahorrador y conozco el proceso de inversiones de bajo, mediano y alto riesgo, estoy listo para utilizar dinero prestado como propio, y hacerlo productivo, de tal forma que los reingresos que genere paguen los intereses del capitalista y las utilidades esperadas.


¿Qué tan benéficas son las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son una bendición o un infarto al corazón de tus finanzas personales, todo depende de cómo se utilizan.

Se recomienda utilizar tarjetas de crédito cuando:

  • Has desarrollado un presupuesto de gastos.
  • Tienes establecido fondos de depreciación de tus bienes y valores.
  • Tu presupuesto de inversiones, o en su caso, depreciación de valores, te permiten pagar antes de la fecha de corte el monto total utilizado.
  • En caso de que no puedas pagar el monto total a la fecha de corte, las utilidades -a corto, mediano o largo plazo- generadas del empleo del monto utilizado, sean convenientes.

En caso de no cumplir las condiciones anteriores, utilizar tarjetas de créditos, es un factor para llamar la bancarrota.