Bienvenido a la prosperidad financiera

Las personas que logran la prosperidad financiera han incorporado en su pensar y actuar cotidiano las habilidades de manejo óptimo de sus recursos.

Con el curso taller prosperidad financiera aprendes a distribuir adecuadamente tus ingresos para cubrir satisfactoriamente tus gastos corrientes, generar ahorro, fondos de inversión y crearte reingresos que te ayuden a hacer que tu dinero trabaje para ti.


¿Qué son los ahorros?

Normalmente, un gran número de personas, asocian la palabra ahorro con la acumulación de dinero para comprar algo en específico... Leer más


¿Qué son las inversiones?

La palabra inversión, acción de invertir, significa verter para que regrese, esto es, emplear, en este caso, dinero, para que regrese con más caudales... Leer más.


¿Qué son los reingresos?

Los reingresos son el retorno de tus inversiones más las utilidades que éstas generan. Todo proyecto productivo bien pensado y planificado te va a generar ganancias y de una fuente de ingresos, hora tienes dos, de dos, tres, etc. Los reingresos sirven para mejorar tu vida financiera, incrementar tu base de ahorros y potenciar tus inversiones.


¿Qué es salud financiera?

Salud financiera es mantener el flujo de nuestro dineros de tal manera que existan más ingresos que egresos. 

Una persona rica no es la que más tiene, sino la que menos necesita, o dicho de otra forma, rico es el que gasta menos de lo que gana y siempre le sobra.

¡Si te interesa garantizarte una vida con salud financiera: inscríbete al curso prosperidad financiera!


¿Qué son y cómo se usan los créditos?

Los créditos son indicadores de confianza del gobierno o de las instituciones financieras hacia los ciudadanos. Es recomendable usar un crédito cuando.... Leer más.


¿Qué se debe hacer para vivir con prosperidad financiera?

En primera instancia hay que ser conscientes de cómo vivimos nuestra realidad financiera y sin no tenemos calidad en nuestra vida financiera hay que decidir cambiar; en segundo lugar, hay que aprender a distribuir nuestros ingresos para comprar lo que necesitamos y evitar el derroche de fondos -compras funcionales-; en tercer lugar, hay que conocer y aplicar un proceso  adecuado de ahorro; como paso cuarto, es indispensable aprender y planificar qué inversiones me conviene hacer para optimizar el manejo de mi dinero y garantizarme reingresos.